Así fue la primera siembra ciudadana en la Reserva Thomas Van der Hammen

En un territorio complejo donde hay tantos intereses (privados y públicos, comerciales y políticos), un grupo de ciudadanos le apuesta a la vida, la conciliación y la conectividad ecológica a través de la siembra de árboles nativos en la Reserva Forestal del Norte Thomas van der Hammen.

El domingo 20 de marzo de 2016 se llevó a cabo un encuentro comunitario para sembrar árboles nativos. Ahora Cedros, Nogales, Robles, Chirlobirlos, Sietecueros, Alisos, Arrayanes, Manos de oso, Raques, Espinos, Chilcos, entre otras especies, son los nuevos vecinos de la Avenida Corpas, el Seminario Fray Luis Amigó y el lindero de la carrera 111 en la localidad de Suba.

DSCN4499

Desde las 8:00 am  jóvenes, adultos y familias enteras, empezaron a llegar a una mesa instalada junto a la Avenida Corpas; unos llegaron a pie o en bus, otros en automóvil y bicicleta.

1

IMG-20160321-WA0012

Cientos de manos y voluntades entusiastas, se acercaron con sus palas, picas y azadones para sembrar árboles nativos donde fuese posible. Algunos llegaron con árboles en mano, otros dieron un aporte voluntario para su compra, pero nadie se quedó sin sembrar.

Todos conscientes de que la Reserva necesita interés y cuidado por parte de toda la ciudadanía, porque actualmente es nuestra última oportunidad para lograr la conectividad ecológica entre los Cerros Orientales, el Cerro de La Conejera y el sistema hídrico del Río Bogotá, incluyendo los Humedales de La Conejera, Torca y Guaymaral.

_MG_6306

_MG_6236

“El valor ambiental de la Reserva es inmenso, pues incluye una de las zonas de mayor precipitación de la Sabana de Bogotá y cuenta con algunos de los acuíferos subterráneos más importantes de la zona; además, allí se encuentran algunos de los suelos más ricos y fértiles de todo el país, así como algunos relictos de vegetación nativa con especies endémicas de fauna y flora, algunas de las cuales se encuentran amenazadas”, explica el investigador Mauricio Diazgranados.

Y agrega: “La reserva es hoy ambientalmente importante, pero lo será cada vez más, en la medida en que se lleven a cabo acciones de restauración que permitan recuperar y recrear las coberturas naturales que alguna vez ocuparon estos espacios”.

En definitiva, todos sembraron conscientes de que si no restauramos la Reserva se extinguirán suelos y especies que no se encuentran en ningún otro ecosistema del país y perderemos para siempre la conectividad ecológica Cerros Orientales – Río Bogotá, que no se puede lograr por ninguna otra zona de la ciudad.

_MG_6438

_MG_6436

Durante esta primera jornada, la red ciudadana Sembradores van der Hammen organizó un grupo de voluntarios de apoyo logístico para el cuidado de vehículos, bicicletas, recolección y clasificación de árboles (según especies), transporte de insumos, etc.

La inesperada afluencia de personas voluntarias superó las expectativas de la jornada, que inicialmente se había propuesto como meta sembrar 100 árboles, pero que gracias a la nutrida participación alcanzó a triplicar esta cifra. En el primer predio (una casa de familia) se sembraron 30 árboles; en el Seminario Fray Luis Amigó, 196; y en el borde de la Avenida Corpas, 104, dando como resultado 330 árboles, 330 nuevos vecinos que contribuirán en silencio a la preservación de la vida en el polígono de la Reserva.

_MG_5969

_MG_6316

“Algunas personas imaginaban de una manera diferente el terreno de la siembra. Quizá una extensión de potrero baldío de fácil acceso que aguardaba para ser sembrada, o un santuario cerrado, enrejado y vigilado. La situación es compleja porque no se trata de una extensión de tierra completamente baldía, es un espacio donde ya existen dinámicas agrícolas, propiedades privadas, universidades y predios públicos, y es ahí donde la labor del grupo Sembradores propone una re-significación que ya está dada por la ciencia, regida por la ley ambiental y que requiere participación ciudadana para ser legitimada. Sembrar un árbol no implica desconocer las circunstancias de los habitantes de la zona, no tiene implicaciones partidistas, ni intenciones diferentes a las estipuladas por la Ley. La siembra de un árbol beneficia la existencia humana, animal y vegetal. Los sembradores estamos restaurando la Sabana, vemos con claridad, en un futuro muy cercano, el bosque más frondoso de Sudamérica”, comenta Laura, una de las personas que hace parte del grupo Sembradores Van der Hammen.

_MG_5995

Estudiantes, maestros, niños, músicos, artistas y cientos de ciudadanos que querían un plan sano el “Domingo de Ramos” se remangaron, pica y pala en mano, para darle sentido a la legislación vigente (Res. 475/ 2000) que declara ese territorio como Reserva.

Con experiencia en las labores de siembra, o sin ella, los animados participantes fueron uniéndose a la jornada, preguntando, colaborando, compartiendo herramientas, alimentos y entusiasmo, siguiendo el paso a paso indicado por los expertos forestales quienes orientaron las acciones durante toda la mañana y hasta las 3:00 pm. Sin duda, los protagonistas de esta jornada fueron las niñas y niños, quienes participaron en intervenciones artísticas previamente dispuestas, actividades lúdicas, siembra de semilleros y, finalmente, lograron rociar con agua y cubrir con sus manos pequeñitas las hambrientas raíces de los árboles recién llegados.

FB_IMG_1461341402830

_MG_6636

La jornada concluyó numérica y emocionalmente exitosa.

El grupo Sembradores Van der Hammen actualmente está gestionando jornadas de mantenimiento y nuevas siembras para generar una dinámica colaborativa ciudadana que contribuya a despertar la conciencia ecológica necesaria para preservar el medioambiente.

Por: Sembradores Van der Hammen.

Fotografías  cortesía de Sandra Sanabria.

Logo Sembradores VDH baja

Si desea conocer más sobre estas actividades, puede escribir a sembradoresvanderhammen@gmail.com o seguirlos a través de sus redes sociales Facebook: SembradoresVanDerHammen y Twitter: @SembradoresVDH.